Tratamiento de la Obesidad: Ni tan Fácil Ni tan Rápido

Tratamiento de la Obesidad

 

 

Cuando hablamos de quitarnos esos “kilillos de más“ que nos sobran, que hemos cogido en las vacaciones pasadas, en esa etapa de estrés, de estudios, de …. lo que sea, todo parece que será fácil, que nos costará unas semanas, o incluso algún mesecillo antes, casi siempre, de un acontecimiento importante (llámese boda, bautizo o comunión) o de una época en la que necesitamos “lucir el tipo”, en verano, por ejemplo.

Seguramente, si estás leyendo éstas líneas, ya te habrás encontrado en alguna situación de las que te he nombrado anteriormente. Sino, has tenido suerte.

No quiero contarte una historia triste, ni ser pesimista, todo lo contrario, quiero que sepas que, como bien indica el título, ni es fácil, ni es rápido, pero, la buena noticia es que, en cierta medida, sí es posible hacer algo para frenar su avance y revertir parte de sus consecuencias. Vamos a verlo.

 

LA IMPORTANCIA DE LOS GENES, EL AMBIENTE Y MILES DE COSAS MÁS

En la sociedad actual en la que vivimos, estamos acostumbrados a la inmediatez, a pulsar una tecla y recibir una contestación en el acto, un SI o un NO, nada de respuestas ambiguas e imprecisas. Lo queremos todo rápido y ya, claro y concreto, y, a ser posible, “masticado”.

Pero en la alimentación, como en muchos otros aspectos de la vida, no todo es blanco o negro.

Ya te digo, constantemente me preguntan si esto o aquello es bueno o malo, si engorda, si lo puede o no comer, espererando una respuesta rápida, clara y concisa, a lo que yo respondo normalmente: Depende.

  • ¿Depende? Sí.
  • ¿Depende de qué? Pues de miles de cosas:
    • Genes
    • Cantidad y calidad de los alimentos
    • Tipo de preparación culinaria
    • Etc…

 

Hasta aquí, nada nuevo que, seguramente ya conocías. No te he descubierto gran cosa.

Es el reduccionismo del que hablaba anteriormente.

El centrarse en “comer menos y moverte más”, en “cerrar el pico”, en las calorías, en las grasas, en lo que sea que esté de moda en ese momento.

Y eso, es un error.

La pandemia actual de obesidad, o salud en general, que existe en el mundo no sólo es debida al exceso o falta de alimentos, sino a múltiples variables que rodean al individuo:

 

  • Factores Socioestructurales:

    • Educación (normalmente, mejor educación → mejor salud. Normalmente no quiere decir siempre)
    • Factores socioeconómicos (un hogar pobre está relacionado con peores índices de salud)
    • Comunidad (si vivimos en un barrio pobre con pocos recursos comunitarios, tendremos peor salud)

 

  • Entorno social:

Las relaciones dentro de un entorno cercano, de familia, amigos, trabajo, etc. Influyen positiva o negativamente en nuestra salud, aunque no lo parezca. Si estamos acostumbrados a hacer deporte, pasear… con familiares o amigos, gozaremos de una mejor salud, al igual que lo contrario: si nuestros hábitos no van en consonancia de lo que espera nuestro círculo más próximo, por buenos o malos, también se verá reflejado en nuestro estado de salud.

 

  • Ambiente:

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 24% de las enfermedades mundiales en adultos (33% en niños) están causadas por una exposición ambiental que podríamos evitar (contaminación, sustancias químicas, gases…) También podríamos incluir la deforestación, las políticas medioambientales … dentro de dichas causas: en un barrio con buenas políticas en lo referente a parques, zonas verdes y de ocio… existe una clara mejora en los niveles de salud de sus vecinos.

 

  • Variables Psicológicas:

Desarrollo de la persona (de niños a adultos)

Estrés crónico (ya profundizaremos en otros artículos posteriores)

Estigma Social: El “etiquetado” del individuo. Cómo se ve una persona con obesidad dentro de la sociedad influye mucho en su estado de salud, por poner un ejemplo.

 

Podríamos seguir con ésta lista, pero no es mi intención alargarla mucho más y hacer de éste artículo un “coñazo”. Sólo quería hacerte ver que la salud, o en éste caso, el tratamiento de la obesidad, del sobrepeso o la alimentación en general, depende de muchos factores y, como te habrás podido dar cuenta hasta ahora, no te he nombrado ninguno que haga referencia a las calorías o a alimentos concretos, que sí tienen que ver, pero que no suelen ser la base del problema.

Obesidad Infantil

 

SOLUCIÓN

Como ya esperarás, la respuesta no puede ser sencilla, porque no lo es. Quien te diga que perder esos kilillos que te sobran será fácil, rápido, y duradero…. Te está intentando engañar. Te lo digo así de claro, como a la sociedad le gusta, rápido y sencillo.

¿No podemos hacer nada?

Rotundamente SÍ. Podemos hacer, y mucho.

No te voy a engañar, una obesidad que viene marcada por unos genes heredados (ya sean para bien o para mal) sumado a unos hábitos de salud y alimentarios (tabaco, exceso de comida procesada…) no se revierten con la “dieta de …”. No. Esto no va por ahí.

Requiere un buen conocimiento de las causas para poder entender sus efectos, no de saltar de dieta en dieta sin tener un destino claro. Tan sencillo como que, por ejemplo, para saber por qué está tu casa llena de agua, necesitas descubrir que te dejaste el grifo de la bañera abierto y no pelearte con la inundación sin antes cerrar el causante de tal desgracia.

Así que en éste camino, los profesionales de la Nutrición, ya sea un Endocrino, un Nutricionista o un Dietista, estamos a tu lado, para ayudarte en tu desconocimiento, analizando tus causas iniciales, sus repercusiones actuales y futuras, así como proporcionarte las herramientas necesarias para que te desenvuelvas de la mejor manera posible en tu día a día, ganes salud y mejores tu vida.

Huye de quien pretenda otra cosa contigo, del que te dé respuestas “facilonas”, del que te prometa “el oro y el moro”.

El camino puede ser largo, no más que una vida, tranquilo/a, pero será entretenido, en el que aprenderás a cuidarte, a ser responsable de esa alimentación consciente que te llevará a una mejor calidad de vida, junto con todos los factores que la rodean: conciliación familiar, deporte, trabajo, manejo del estrés…

Tenemos que hacer del acto de comer, un placer, otro más del día a día, no el más importante ni el más angustioso.

En próximos artículos desgranaremos poco a poco los componentes, tanto a nivel nutricional como a otros niveles, de la mejora de nuestra salud y calidad de vida.

 

Un fuerte abrazo.

Comparte:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Jose Arnedo

Jose Arnedo

Dietista

OTROS ARTÍCULOS INTERESANTES