Comida de campamento

Muy buenas familia, ya estamos de vuelta tras las vacaciones, deseando volver a la rutina (aunque parezca mentira).

No quiero que pienses que ésta entrada es para «fardar» de vacaciones. Sólo es una muestra de lo que yo hago, nada más que eso.

Quería escribir algo que resultase sencillo e ilustrativo de lo que sería un ejemplo del estilo de vida activo que podríamos llevar en cualquier época de descanso y disfrute, sin tirar «la casa por la ventana». Uno más de los miles que hay, ni mejor ni peor.

Siempre primamos varias cosas:

Disfrutar del relax y no atarnos mucho a nada. Improvisación «sobre la marcha». Bastante estructurado tenemos ya el resto del año.

Nos encanta disfrutar de la naturaleza y los campings, cuanto más pequeños y tranquilos, mejor. Aunque nadie renuncia a un buen hotel. La vida de camping nos aporta un contacto más íntimo con nosotros mismos, con nuestro entorno, con el calor, el frío, cierta incomodidad, pequeños placeres…

Mantenernos todo lo activos que podemos

Nosotros somos deportistas, no de alto nivel, por desgracia (aunque le ponemos ganas, eso sí), así que nos gusta casi cualquier cosa: nadar, correr, montar en bici y hacer rutas de senderismo son nuestra gran pasión, así que, aprovechamos.

 

Disfrutar de los sabores locales de los sitios que visitamos

Aunque no somos muy «de bares», nos gusta la comida local: carnes, pescados, verduras, productos «del super» que no encontramos habitualmente cerca de casa…

 

Como a casi todo el mundo, nos gusta comer, y debe de ser un motivo de disfrute, no de preocupación.

 

Mi propuesta

A día de hoy, todos más o menos sabemos qué productos o alimentos no nos convienen.

Estamos continuamente bombardeados con «esto es bueno», «esto es malo», «que si tal o cual alimento promete tal o cual cosa»…. y un largo etc. en el que no voy a entrar.

Yo te propongo otra cosa, una vía muchísimo más sencilla de disfrute:

Tener conciencia de lo que nos alimenta y lo que no.

Siempre ha sido mi seña de identidad: NI BLANCO NI NEGRO, hay demasiados tonos de grises como para perdérnoslos.

¿no crees?

Me propongo ayudarte a que tomes mejores elecciones, tengas más información y puedas ser más crítico/a en tus elecciones, estando tranquilo/a, sabiendo que lo estás haciendo bien.

No necesitas darlo todo, como en el resto de tu vida, al 100 %, también es válido el 85- 90 % que te permita un poco de relax.

No dejes que lo perfecto sea enemigo de lo bueno.

Comparte:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Jose Arnedo

Jose Arnedo

Dietista

OTROS ARTÍCULOS INTERESANTES